Menu

Formulario de búsqueda

regresar

Consejos de Salud

Lo que tus calores nocturnos te dicen de tu salud
2017-06-07 18:40

Todos nos hemos despertado de vez en cuando con un calor insoportable… especialmente en esta época. Pero con eso no me refiero a “calores nocturnos.” Los verdaderos calores nocturnos se refieren a sudoración excesiva (que mojan hasta las sábanas) durante las noches. Y si es algo que te suena familiar, podrías estar lidiando con los síntomas de una condición médica o una enfermedad.

Se ha elevado tu riesgo de enfermedades del corazón las mujeres de edad media que experimentan calores nocturnos tienen mayores probabilidades de tener enfermedades cardiovasculares. Y el riesgo incrementa en mujeres con sobrepeso, presión alta y diabetes.

Podrías estar luchando contra una infección si tu cuerpo está luchando contra una infección o enfermedad, podrías empezar a sudar muchísimo durante las noches. Estos sudores nocturnos pueden persistir por días y hasta semanas después de que los demás síntomas hayan desaparecido.

Podrías tener una mutación genética en un estudio reciente, los expertos relacionaron un incremento de síntomas vasomotores (sudores nocturnos y bochornos) con una variación genética en mujeres. Esta variación está ligada a una parte del cerebro femenino que controla ciertas hormonas. Todavía es muy temprano para darle validez a esta teoría, pero deberíamos estar al pendiente.

Caos en la tiroides los calores nocturnos son un síntoma común del hipotiroidismo. Otras condiciones relacionadas con las hormonas, como fallas adrenales, también pueden ser las culpables.

Es culpa de tu medicamento los calores nocturnos también son un efecto secundario normal de muchos medicamentos, principalmente los antidepresivos. Algunos tratamientos hormonales, especialmente los relacionados con cáncer, puede provocar sudoración excesiva durante la noche. Así como las medicinas para la diabetes y presión baja.

reocupaciones de cáncer varios tipos de cáncer pueden provocar calores nocturnos. Si te preocupa el linfoma, por ejemplo, podrías prestar más atención a la sudoración excesiva. Si también presentas pérdida de peso y fatiga, consúltalo con tu doctor… por si las dudas.

Fuente: EMEDEMUJER